Ben Kweller en Boris Club de Jazz - VUENOSAIREZ

vuenosairez

Estás en: Cómo Estuvo > Ben Kweller en Boris Club de Jazz

Cómo Estuvo

Ben Kweller en Boris Club de Jazz

Dispuesto solamente con su guitarra acústica, Ben Kweller inició el segundo concierto de la saga Club Social Inrocks en Boris. Buenas canciones y anécdotas conjugadas en una misma noche y por una misma persona.

Ben Kweller en Boris Club de Jazz

“Hace diez años que quiero venir a Buenos Aires. ¡Esperé diez años para venir a Buenos Aires!”. El regocijo de ese cachetudo y rojizo cantautor era indisimulable. Ben Kweller llegó hasta nuestro país silbando bajito, apenas con una guitarra electro acústica y en un plan mucho más sobrio. Y es que éste joven treintañero ya lleva una vasta carrera como solista en más de diez años y con una media docena de discos editados hasta el momento. Precisamente, su última producción (Go Fly a Kite), fue la que lo depositó en tierras argentinas y que también le correspondió exhibirla en el contexto de la segunda serie de conciertos intimistas de Club Social Inrocks en el coqueto Boris de Palermo.

Siendo un miércoles por la noche, un agradable Ben Kweller se pasea horas antes de su show por las mesas del recinto. Sale afuera para sacarse una foto con un/a fan benevolente, improvisar alguna que otra entrevista con un celular oportuno y hasta vender su propio merchandising. En esa trama fue la que se desenvolvió el oriundo de San Francisco, como una suerte de trovador narrando sus mundologías en un tono naive y con letras de amor cursi, pero naturalmente sin perder su contagioso carisma. “Comerse TX” Y “Walk on Me” iniciaron un largo periplo cancionero, donde se lo mostró a Kweller en un rol mucho más próximo al de un maestro de ceremonias. “Hoy estuve en la Rock & Pop y tomanos mate. Pero tomamos ‘Taraway’ (Taragüí). No me gustó tanto ese, me gusta más el Rosamonte. Yo soy más del Rosamonte”, se atrevió a confesar con total desparpajo en un lapso del show y en un jocoso castellano (la madre de su mujer es argentina, de ahí la filiación argenta). “Thirteen”, “Sha Sha”, uno de sus primeros hits, y “Things I Like to do” caían de perlas en su guitarra acústica y eventualmente en un piano acústico.

El tono despojado realza su figura de compositor y lo muestra en un plano más relajado. Por ahí se anima a dedicarle una canción a una chica que le hizo un pedido expreso vía Twitter: “¿Estás ahí? Porque quizá le respondí por Twitter a una persona que ni sé quién es. Ah, ahí estás. Esta es para vos entonces”, o mechar un “joya” en una de sus tantas canciones que ensayó esa noche. Con el afán de complacer a su adorada audiencia, Ben obsequió entonces “Mean to Be”, “Wasted and Ready”, “Hear Me Out” y “Penny on the Train Track” en un esquema de canción tradicional, deleitable y por demás efectiva. Este parece ser el comienzo de una gran amistad.

Foto en vivo por: Sofía Bellatrax - Cortesía de Rock City.
Los Inrockuptibles.

Comentarios

vuenoz.com no tiene ninguna responsabilidad sobre los comentarios de usuarios aqui expuestos. Todos los comentarios son de responsabilidad exclusiva del usuario que los publica. Asimismo vuenoz.com se reserva el derecho de editar o eliminar los comentarios contrarios a las leyes de la Republica Argentina o que considere violen sus normas de etica, privacidad u otros motivos que considere injuriantes.