Estás en: Entrevistas > Ulises Conti

Entrevistas

Ulises Conti

Con casi diez años de fructífera trayectoria, Ulises Conti acaba de editar el magnífico Los Acantilados, séptimo disco de éste prolífico artista. Esto es un poco de lo que hay en su cabeza y que compartió con nosotros. Percíbanlo.

Ulises Conti

Los Acantilados es un disco netamente instrumental. ¿Lo imaginaste alguna vez con vocales o siempre tuviste en mente llevarlo a cabo de esa manera?
Toda la música es netamente instrumental, no me gusta la idea de separar la música con rótulos, acústica, eléctrica, electrónica, electroacústica instrumental no instrumental. En todo caso prefiero ver si está bien hecha o no, o si me gusta y por qué me gusta. Nunca imagino la música que hago de otra manera. Antes de la primera sesión de grabación de Los Acantilados ya escuchaba el sonido del disco adentro mío y solo pensaba en materializarlo, cuanto más claro tenés lo que vas a producir, menos tiempo, dinero y energía vas a perder. Es algo para tener en cuenta.
 
Hablás de este disco como “un paisaje sonoro”, donde la paz y la locura pueden toparse entre sí. Durante el proceso de grabación del mismo, ¿te encontraste en situaciones de este tipo?
La música es ficción, como pueden serlo el cine y la literatura. Solo se trata de contar buenas historias.
 
Este disco es bastante abierto musicalmente. Hay cosas de John Cale, Ennio Morricone, Micah P. Hinson, etc. ¿Qué estuviste escuchando durante la composición? ¿Hubo alguien o algo que te haya influenciado en mayor o menor medida?
Colecciono discos y libros, me parecen objetos absolutamente mágicos, no entiendo la vida sin ellos. No entiendo a la gente que solo tiene una computadora, un ipod y les molesta el lugar que ocupan los objetos. A mi me gusta vivir en una casa donde sé que al lado mío se encuentra toda la discografía de Neil Young o de Lou Reed. O las obras completas de Walter Benjamin o los cuentos de Salinger. Quiero mostrarle a mi hijo todo esto y que esa sea su herencia. Siempre llevo conmigo los sextetos de Brahms, las obras para piano de Debussy, “Ascensor Para el Cadalso” de Miles Davis.
En este momento estoy estudiando la obra de Benjamin Britten, tal vez uno de los compositores más destacados del siglo XX.
 
Lanzaste también este disco en tres diferentes formatos, ¿cuál utilizás o consumís más vos por estos días?
La gente me dice que es un lujo y un ejemplo para los sellos grandes, que desde una plataforma tan pequeña como Metamúsica podamos hacer producciones tan logradas en diferentes formatos. Yo siempre prefiero el vinilo por un montón de motivos, pero tal vez la razón fundamental sea porque los primeros recuerdos de mi vida están ligados a ellos; actualmente están resignificados. Me gustaría saber por qué razón un disco de vinilo que en cualquier ciudad del mundo cuesta 10 dólares en Buenos Aires cuesta 300 pesos.
 
Ya llevás casi diez años en la música, ¿te pusiste a hacer un balance al momento o no reflexionás acerca de ello?

Hace pocos días me propusieron hacer un libro y un disco para el próximo año donde se reúna gran parte del material producido en estos años. Me obsesionan los registros y la documentación, creo que es una buena manera de saber quién es o quién fue una persona. En mi caso siento un gran orgullo, me honra y me da una gran alegría por lo realizado todos estos años, aunque, lógicamente, mucho más me entusiasma el futuro de mi obra.

Te rodeaste de excelentes músicos para la grabación, ¿Cómo piensan trasladarlo al formato de show en vivo?
Es verdad, los músicos que participaron en el disco cuentan con un gran talento, son músicos muy preparados y que dominan diversos lenguajes musicales, lo cual es difícil de encontrar, no solo acá sino en cualquier parte del mundo. A veces pienso que Rodrigo Guerra, Juan Ravioli, Mariano Malamud y Ezequiel Cutaia son músicos que no tienen el respaldo que se merecen, que los medios o el público aún no se dieron cuenta de la importancia y la calidad de lo que ellos producen. Es importante que el público apoye esta camada de músicos tan originales que están corridos de ciertos mandatos culturales, los medios masivos y las tendencias de mercado.
Para la presentación de Los Acantilados estamos preparando un concierto íntimo, de cámara, basado en la minuciosidad de cada uno de los sonidos que podemos intercambiar. El sonido no se propaga en el vacío.
 
¿En qué momento recomendarías escuchar Los Acantilados?
Primero hay que limpiarse los oídos, hay mucha polución sonora. Tal vez una buena manera de escuchar la versión digital puede ser con un ipod caminando por la ciudad. El CD podría ser una excusa para escucharlo haciendo algún paseo en auto. Y el vinilo acostado en el living de tu casa con los ojos cerrados.

Ulises Conti se presentará este sábado 1 de diciembre en Café Vinilo

Comentarios

vuenoz.com no tiene ninguna responsabilidad sobre los comentarios de usuarios aqui expuestos. Todos los comentarios son de responsabilidad exclusiva del usuario que los publica. Asimismo vuenoz.com se reserva el derecho de editar o eliminar los comentarios contrarios a las leyes de la Republica Argentina o que considere violen sus normas de etica, privacidad u otros motivos que considere injuriantes.